¿Puedo aprender un idioma extranjero en casa?

En mi artículo anterior, indicaba que para un niño de cualquier edad, pero especialmente, para los menores de 6 años, es una ventaja aprender un idioma extranjero. También, recomendaba crear una especie de Reading corner o esquina del inglés, esto con el fin de fomentar hábitos de lectura, que es una herramienta básica para el aprendizaje en nuestros pequeños.

Quizá entendemos que este método solo funciona con los niños y esta es una manera errónea de comprender el aprendizaje de los idiomas. Para entender mi punto de vista aquí un ejemplo, cuando nos matriculamos en una academia de idiomas, vamos allí porque queremos hablar de forma inmediata ese idioma, pensamos que nos hablarán desde el primer día en dicho idioma. Sin embargo, cuando llegamos al aula, la primera toma de contacto con el nuevo idioma es en nuestra lengua materna y lo primero que nos enseñan son palabras, primero sueltas sin contexto y luego dentro de un contexto. Por ejemplo, en inglés, house (casa)y dentro de un contexto My house is white (Mi casa es blanca).

 

Entonces, basados en este sencillo pero significativo ejemplo, se deduce que para aprender un idioma necesitamos, en primer lugar, vocabulario, seamos niños o adultos. De allí, que recomiendo tener en casa la Reading corner o esquina del inglés repleta de libros con imágenes, cuentos cortos, audio-libros y cualquier otro material apropiado para adquirir nuevas palabras. Otras fuentes para obtener vocabulario las encontramos en materiales impresos como revistas, periódicos, libros. También en dispositivos electrónicos, como libros electrónicos, ordenadores portátiles, aunque preferiría que lo usen solo los adultos, ya que cuando tenemos un niño en proceso de adquirir conocimientos básicos de lectura y  escritura, mejor que aprenda primero el método tradicional y el digital sin hacerlo de lado, dosificarlo. Esto siempre es mi opinión personal, cada padre decidirá lo mejor para su hijo dado su entorno.

 

Una vez que tenemos la fuente de vocabulario, podemos decir, que si leemos cada día un texto corto, adaptado a nuestro nivel, podremos desarrollar ese banco de datos necesario para crear una conversación. Una idea general que se aplica es que los niños para aprender vocabulario en español, se le ofrecen cuentos cortos con palabras sencillas, no más de 3 líneas por cada hoja. Pues de igual forma, cuando somos adultos en aprendizaje, es recomendable hacer lo mismo. Selecciona libros con pequeños pasajes, historietas (comics), y lo más importante de esta técnica es saber que para dominar ese vocabulario tenemos que usarlo, es decir, crear frases, utilizarlo en textos, utilizarlos en nuestras conversaciones, para así conocer su posición dentro de la oración, ya que no es lo mismo un verbo que un sustantivo. No es lo mismo decir, the house is white  que  white is the house. De ahí la importancia de apoyarse también en un amigo indispensable: el diccionario.

 

Concluyendo, aprender un idioma implica leer, escuchar, hablar y escribir, cada una de estas destrezas debemos aprenderlas y reforzarlas cada día, tanto si somos niños como si no lo somos tanto. Así que ya sabemos, como crear nuestro banco de vocabulario. Ahora manos a la obra.

 

Ysomar Méndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s