Cuídate mamá y así me podrás cuidar a mí

La semana pasada escribía que estamos conociendo la Disciplina Positiva, y la estamos aplicando en las actividades cotidianas con los niños. ¿Por qué?

 La respuesta a esta pregunta es sencilla y difícil al mismo tiempo. Sencilla porque todos queremos tener hijos valientes, felices, seguros de sí mismos, con autoestima, con capacidad de tomar decisiones, capacidad de resolver problemas y conflictos y así puedo seguir con la lista de lo que cada padre quiere para sus hijos. Difícil, porque para que eso ocurra debemos comenzar a trabajar desde ya. Todos los retos de comportamiento que te propone tu hijo, son oportunidades para convertirlo en el adulto que quieres que sea.

Y, antes de conocer la Disciplina Positiva, no ponía atención a que el carácter de nuestros hijos se va formando paso a paso, a medida que crecen, a medida que les damos herramientas para que sepan como actuar ante las situaciones.

Un ejemplo muy claro de que nuestros hijos necesitan herramientas para crecer son las famosas y tan odiosas “rabietas” que no es más que la necesidad de saber reconocer sus emociones para resolver las situaciones de frustración a las que se enfrenta a su corta edad 2 años.

Estas situaciones en casa y en la calle, frustran a mamá y a papá, en el fondo es porque no sabemos como actuar, que hacer, otras simplemente nos damos por vencidos y terminando gritando. Por eso la Disciplina Positiva promueve el autocuidado y el respeto de las necesidades de los padres, enseñando así a los niños el respeto hacia sí mismos y enseñándoles a comprender que tú también necesitas tu espacio.

Cuídate mamá

Por eso en este post, te digo que como madre y padre debemos comenzar a cuidarnos, a nivel interior, para, desde la tranquilidad poder afrontar las diferentes situaciones que plantea el ser padres.

¿Qué puedes hacer?

  1. Ejercicio (caminar, correr, hacer yoga, pilates, cualquier actividad de tu agrado)
  2. Puedes meditar, en este artículo puedes leer acerca de como hacerlo paso a paso.
  3. Ocio y entretenimiento: escoge una actividad donde puedas distraerte, no tienes que gastar dinero, puede ser simplemente ver tu serie favorita.

Como ves son pasos sencillos, que generarán cambios en ti, y se transformarán en cambios en la conducta de tus hijos.

Espero que puedas cuidarte y así cuidar mejor de tus hijos.

Ysomar Méndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s