¡Mamá, cuéntame un cuento!

Los cuentos forman parte y además muy importante del crecimiento de los niños, pues a través de ellos los niños pueden empatizar con el mundo, desarrollar su imaginación y aprender a resolver conflictos.
Cuando les contamos una historia a los niños podemos hacer que entiendan situaciones con más rapidez, además contribuimos a la estimulación de la memoria y conseguimos que adquieran vocabulario que pueden utilizar para expresarse.

En un trabajo de Natalia Martínez Urbano, encontré definiciones de autores acerca del cuento infantil se las expongo aquí:
“Fernando Savater ha llegado a decir del cuento: “Los cuentos nos acompañan a los largo de nuestras vidas. De ese aprendizaje de valor y generosidad por vía fantástica depende, en gran medida, el posterior temple del espíritu, la opción que marcará la vida de ese ser, hacia la servidumbre resignada o hacia la enérgica libertad”.
“Para Bruno Bettelhein, uno de los mejores psicólogos y psiquiatras infantiles del siglo XX, “el cuento es un viaje hacia un mundo maravilloso, para después, al final, devolverlo a la realidad de la manera más reconfortante.” En su libro Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas afirma que “los cuentos de hadas son una fuente inagotable de placer estético que influye en la educación de los niños de una forma dominante. Los cuentos de hadas ejercen una función liberadora y formativa para la mentalidad infantil y dotan de apoyo moral y emocional. El niño se identifica con los personajes de los cuentos, experimentando así sentimientos de justicia, fidelidad, amor, valentía como un gozoso descubrimiento de la aventura de vivir.”

 

Puedes empezar a leerles cuentos a los niños desde su formación en el vientre materno. Y una vez que han nacido, seguir fomentando este hábito tan importante, por ejemplo, puedes contarles alguna historia familiar de tiempos ancestrales, una historia relacionada con la niñez de los padres, con estas pequeñas grandes historias los niños pueden abrir su mente hacia nuestro alrededor.
¿Te has fijado que niños aprecian que les contemos un cuento en cualquier hora del día? Siempre se sientan dispuestos a escucharlos, ya que es una forma idónea de aprender. Los cuentos son una buena forma de crear un lazo de unión con los niños, fomentar su imaginación y su creatividad, ahuyentar los temores y en muchos casos hacerles sentir más valientes al inspirarse en sus personajes favoritos.
¿Existe el momento ideal para leer un cuento?
Marta García Marroquín, indica que lo ideal es contar cuentos antes de irse a dormir, pues es el momento en el que la mente subconsciente toma el mando y da rienda suelta a su imaginación. Lo primero con lo que soñamos es lo último en lo que pensamos. Por eso, si contamos un cuento a nuestros hijos antes de irse a la cama, les estamos ayudando a aprender mientras duermen.

 

La importancia del cuento en la educación infantil

Natalia Martínez Urbano en su trabajo El Cuento como instrumento educativo expresa que los niños comienzan a formarse antes de aprender a leer. La primera introducción de los niños en la literatura escrita es a través de la literatura oral y de las canciones de cuna. Son los padres o los abuelos los que leen o narran los cuentos a los niños en primera instancia, y después serán los maestros en las guarderías quienes les introducirán definitivamente tomando contacto directo con los libros objeto, constituyendo estos un juguete más. Más adelante se incorporan a la educación primaria comenzando su proceso de alfabetización, donde las letras, las palabras y signos cobran significado, llegándose así a la lectura directa. Aunque los niños no saben aún leer se sienten atraídos por los libros, miran las ilustraciones, simulan que leen e inventan un argumento. Esto le produce un gran placer y una enorme curiosidad. Este es el momento para despertar en los niños el interés por la lectura, que se verá incrementado si los padres tratan habitualmente con libros y si las estanterías están repletas de volúmenes.
¿Qué debe tener el cuento?

Para niños de 2 años:
• Tapa dura
• Hojas gruesas
• Más ilustraciones que texto
• Vocabulario conocido para el niño: juguetes, pelotas, animales: perros, gatos, pájaros, es decir, todo lo que le sea familiar.

Para niños de 3 años:

• Seguimos teniendo más imágenes que texto
• Las historias deben tener algo más de secuencia en sus acciones
• A los niños les encanta que se les imiten las voces de los personajes de las historias
• Objetos inanimados o animales pueden hablar, caminar y actúen como personas.

Para niños de 4 años:

• Al niño le interesa historias de magos, princesas, dragones. Donde el héroe pase por muchos obstáculos para lograr su objetivo en el cuento.

Para niños de 5 años:

• Valoran la justicia, el bien y el mal
• Pueden crear sus propios cuentos
• Les gustan historias donde sean niños los protagonistas de las historias.

 

¿Qué leemos?

Tenemos una fuente inagotable de libros en las bibliotecas públicas. Nosotros semanalmente buscamos algún libro según el momento o la inquietud de mis mellizos lecto-exploradores de casi 3 años. Si hablan de formas o colores, o simplemente si han visto una araña y quieren saber dónde vive, pues nos vamos de excursión a la biblioteca y por interés del niño les damos la oportunidad de encontrar la información que nos pide.

En internet hay una fuente inagotable de títulos que podemos utilizar según la edad de nuestros hijos, en este blog encontrarás una lista por edades.

Hemos leído y tenido mucho éxito con estos títulos:

¿A QUÉ SABE LA LUNA?
Michael Grejniec
Carmen Barreiro (translation)
Kalandraka, 2006

A que sabe la lunaUn libro tan redondo y sabroso como la luna llena. Los animales de la selva nos mostrarán que las cosas compartidas siempre saben mucho mejor.

 

 

 

Aquí les comparto esta adaptación de ¿A qué sabe la luna?


VAMOS A CAZAR UN OSO
Michael Rosen
Ekare, 2011

vamos a cazar un osoEn esta versión de la canción popular inglesa, el poeta Michael Rosen y la ilustradora Helen Oxenbury, le siguen la pista a cuatro niños que salen con su padre a cazar un oso. Juntos, atraviesan un campo de altos pastos, un profundo río y un oscuro bosque. Hasta que se asoman a una cueva estrecha y tenebrosa. Ahora, “¿quién le tiene miedo al oso?”.

Como es una cuento de una canción he conseguido este video que les puede gustar y así disfrutar del cuento al máximo con sus hijos, nietos, sobrinos o alumnos.

CACEMOS UN OSO from anjaritoi on Vimeo.

 

 

De Eric Carlé hemos leído varios títulos, por la edad de los niños van enfocados hacia aumentar su vocabulario y asociación en el mundo real.

EL ARTISTA QUE PINTÓ UN CABALLO AZUL
Eric Carlé
KALANDRAKA

el artista que pinto un caballo azulSe trata de un libro para prelectores y primeros lectores que, a partir de un texto muy simple, se van familiarizando con toda la gama cromática. Además, como se representa una amplia sucesión de animales domésticos y salvajes, pintados con formas, trazos y colores poco convencionales, este álbum no solo contribuye a reforzar la imaginación, sino también a transmitir la importancia de la libertad creativa.

Desde que leímos El artista que pintó un caballo azul uno de mis hijos comenzó a colorear los animales de colores que en el mundo real no corresponde, este libro le ha permitido explorar a través del color.

MI PRIMER LIBRO DE LAS FORMAS
Eric Carle
Kókinos

mi primer libro de las formasLos más pequeños pueden aprender los colores, las formas, las palabras y los números de distintas maneras. Ninguna tan original como la de estos libros de cartoné, con cada hoja partida al medio (un dibujo arriba y otro abajo) para que los niños jueguen a buscar las dos partes que se corresponden entre sí. Se divertirán tanto averiguando de qué color es la flor, si una cometa es un rombo, cuántas fresas hay o una palabra nueva, que una vez que descubran las respuestas, empezarán a pasar las páginas otra vez. Y otra más.

LA PEQUEÑA ORUGA GLOTONA
Eric Carle ,
Kokinos, 2008

la pequeña oruga glotona“Libro sencillo e ilustrado que enseña a los más pequeños de la casa la magia de la metamorfosis de la naturaleza. Ideal para niños a partir de 3 años” La oruga era muy pequeña, pero tenía un hambre enorme. Así que se pasó todo este cuento comiendo, atravesando página tras página. Hasta que finalmente se convirtió, como todas las orugas, en mariposa. Un libro agujereado de verdad por la muy glotona.

 

 

Muchas gracias por leerme, espero que estas líneas te ayuden a crear un vínculo tan hermoso con tu hijo, nieto, sobrino que le haga querer que llegue la hora del cuento sólo para ver cómo se iluminan sus ojos y saber que su mente está volando a la velocidad de las palabras que salen de tu boca. Si te gustó compártelo en tus redes sociales y así llegamos más lejos.

Ysomar Méndez

La lectura hace al hombre completo; la conversación, ágil, y el escribir, preciso.
Sir Francis Bacon

Anuncios

3 comentarios en “¡Mamá, cuéntame un cuento!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s