¿Qué aprenden los niños con el castigo?

Hoy te hablaré del castigo, para todos es una herramienta  bien conocida que la utilizan tanto padres como maestros.

Para la Convención sobre los Derechos del niño dice que todo castigo físico es aquel en el que se utilice la fuerza física y que tenga por objeto causar cierto grado de dolor o malestar, aunque sea leve.

Cuando lees esta frase, es duro pensar que un niño debe sufrir dolor o malestar aunque sea leve.  El castigo está socialmente aceptado, sin embargo, esto no quiere decir que sea correcto, eficaz y que el niño pueda obtener herramientas positivas para su adultez a través de el.

¿funciona?

Como dice Jane Nelsen el castigo “funciona” por que detiene inmediatamente una mala conducta. Para la Disciplina Positiva, el castigo tiene consecuencias a largo plazo que son perjudiciales para la autoestima del niño.

 

El castigo es efectivo a corto plazo, pero sus efectos son nocivos para la salud mental del niño.

 

¿Sabes que aprende y siente un niño cuando es castigado?

Lo primero que piensa es que es injusto y esto le crea resentimiento hacia el adulto  y en consecuencia ya no puede confiar en él.  ¿Volverá a tener ese comportamiento inadecuado? sí, y en consecuencia, volverá a ser castigado, y  ya no sentirá resentimiento, si no que esta vez quizás vaya más allá y quiera la revancha  para ganarte porque la vez anterior él sintió que perdió ante ti; o simplemente va a  hacer exactamente lo contrario a lo que le has dicho para probarte que puede hacerlo a su manera y entonces esto se considera una rebeldía . Si te fijas atentamente, hasta este momento el niño solo está actuando en respuesta a nuestra forma de tratarle, sus respuestas son subconscientes,él no toma decisiones de porque dejo o no dejo de hacer tal cosa. Aquí lo que está ocurriendo es que le alimentamos aún más ese comportamiento inadecuado y lo que conseguimos es reducir su autoestima a la más mínima expresión.

Este ciclo del castigo  es donde comprobamos que  cuando el adulto no está presente los niños no aprenden a ser responsables de su propia conducta, si no que responden a los estímulos que provienen del exterior.

Quienes experimentan muchos castigos se vuelven rebeldes o sumisos

 

¿Y cómo me ayuda la Disciplina Positiva a no utilizar el castigo?

 

  1. El propósito  es lograr resultados duraderos, así como responsabilidad y cooperación en la interacción niño-adulto.
  2. Establecemos reglas ganar-ganar donde el niño y el adulto sientan que forman parte de la solución y ambos son responsables de poner las reglas en práctica.
  3. Fomentamos el respeto mutuo, así como la amabilidad y firmeza al mismo tiempo, y  conseguiremos que el niño esté más dispuesto a seguir las reglas que él mismo ayudó a establecer.
  4. Le ofrece al niño la habilidad de tomar decisiones ya que siente que es escuchado en casa o en la escuela.

 

Recuerda que la Disciplina Positiva:

  • Se enfoca en las soluciones
  • Se basa en el respeto mutuo
  • Incorpora la firmeza con dignidad
  • Busca sobre todo la enseñanza de las habilidades para la vida

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s